Botellas de buceo: qué debo tener en cuenta

Botellas de buceo

En 1839, James Elliot y Alexander McAvity crearon la botella de buceo (Skuba Tank). Un hito en la historia del buceo. Gracias al aire comprimido, sumergirse en las profundidades durante más tiempo fue posible. Pero… ¿Qué hay en su interior? ¿Existe un único tipo de botella? ¿cada cuenta hay que cambiarla? Descubre con Costa del Mar los entresijos de uno de los elementos indispensables de tu equipo de buceo.
Las Skuba Tank tienen en su interior aire comprimido, es decir, una mezcla de oxígeno y nitrógeno (así como vapor de agua, argón y anhídrido carbónico en pequeñas cantidades) cuyo volumen ha sido disminuído (mediante compresión) para poder ser usado al expandirse. Las botellas (de acero o aluminio) se clasifican en función del volumen de aire que lleven en su interior siendo la de 5 litros ideal para niños, la de 10 litros para buceadores que no quieren llevar mucha carga, la estándar de 12 litros, la botella de 15 litros para inmersiones de largas distancias y la de 18 litros para bucear por zonas profundas. Aún así, el mundo del buceo no para de evolucionar y fuera de estos volúmenes habituales están empezando a surgir botellas alternativas como Scorkl, una botella de un litro que logra que la práctica del snorkel sea más atractiva al acercarla al buceo.

La duración de una botella (sí, se dice botella, no bombona) no solamente depende del volumen que tenga, otros factores importantes como la tasa de consumo de aire del buzo o la profundidad de la inmersión deberán ser tenidas en cuenta a la hora de adquirir una. Por norma general un buzo principiante consume más oxígeno que un veterano y cuanto más profundo nos sumerjamos, la presión que soporta el cilindro y nuestro cuerpo será mayor, al igual que el consumo.

Mantenimiento de una botella de buceo

Es muy importante realizar un mantenimiento correcto de las botellas. Según la normativa española una vez al año se debe realizar una inspección visual y de limpieza exterior. Además, cada cinco años (tres en algunas comunidades autónomas), hemos de realizar una verificación completa de su correcto funcionamiento. Una botella en malas condiciones puede haber almacenado agua en su interior lo que disminuye el volumen de aire comprimido pudiendo dar lugar a errores de cálculo y problemas en la descompresión del buceador.

Para una mayor durabilidad e incluso para evitar riesgos, es importante limpiar la botella con agua dulce tras cada inmersión y evitar cargar las botellas bajo la luz intensa del sol o si hace mucho calor. También se debe evitar que la pintura se estropee (ya que protege de la corrosión al recipiente) y durante su transporte se debe prevenir que las botellas no se golpeen entre sí.

Las botellas de buceo pueden emplearse en casos muy diferentes, ya sea un buceador profesional que se dedica  a la construcción de diques y puertos, un buceador deportivo que practica el submarinismo por afición (recordemos que la pesca submarina en España se realiza sin botella), un representante de la Autoridad Portuaria, un buceador experto en acuicultura o un encargado de salvamento marítimo. Sin embargo, algo es común a todos ellos la botella debe de recargarse después de cada uso en un Centro de Carga Autorizada.

¿Es rentable comprar una botella de buceo?

La rentabilidad de una botella de buceo dependerá mucho del uso que se le dé. Sea cual sea tu destino, en los centros de buceo podrás alquilar una por un precio poco mayor al que pagas por la recarga. También debes de tener en cuenta que si planeas viajar al extranjero es un bulto (pesado) más con el que debes contar a la hora de moverte (sin contar con el peligro que supone su transporte) y que en el caso de querer hacer inmersiones dobles tendrás que hacer doble gasto. Aún así, si el uso va a ser continuado y no quieres cerrarte a los horarios del centro (madrugar para bucear o hacerlo por la noche es un lujo que nadie debería perderse) y prefieres las inmersiones por tu cuenta, no tengas dudas y cómprate una.
¡Ahora que ya conoces un poco más de cerca a las botellas de oxígeno, lánzate a probarlas y cuéntanos tu experiencia!

Noticias relacionadas