4ª etapa de la Volvo Ocean Race: averías, icebergs y un gran podio final

Regata Volvo Ocean Race

La regata de vela más famosa del mundo, la Volvo Ocean Race, sigue viento en popa. Ha sido el equipo español Mapfre el que ha ganado esta tercera etapa (una etapa que recordábamos ya en nuestro anterior post sobre la carrera formaba parte de la regata original., Withbread Round the World Race). Un recorrido de 6.500 millas entre Ciudad del Cabo y Melbourne en el que ha habido no pocos problemas: grandes borrascas y el cruzar el mar abierto ha supuesto un gran esfuerzo que ha tenido su recompensa.

A pesar que durante casi toda la etapa el equipo franco-chino Dongfeng lideró la carrera, no supo aprovechar su modo oculto – invisible ante los radares de sus contrincantes – y cedió casi 70 millas al final de esta espectacular carrera. Esta etapa puntuaba doble, por lo que el equipo español se ha hecho con el liderato – es la segunda etapa consecutiva que gana – sacando dos puntos al Team DongFeng y cinco al tercero, el Team Vestas. Esta tercera vuelta comenzó el pasado 10 de diciembre desde Ciudad del Cabo a Cabo de Buena Esperanza, surcando el Pacífico Sur rumbo a la Gran Bahía australiana, el estrecho de Bass y finalmente la entrada a Melbourne que se realizó el día 24, justo antes de comenzar la Nochebuena.

La previsión auguraba que los primeros navegantes llegarían el 26 o el 27 de diciembre a la meta, lo que haría que pasaran tanto Nochebuena como Navidad en pleno océano; pero la rapidez con la que el equipo español entró en la costa australiana le permitió pasar en tierra estas fechas tan señaladas.

El Dongfeng, de líder de etapa a segundo en el podio

Esta vez el equipo liderado por Charles Caudrelier, el Dongfeng Race Team, al que pertenece también el embajador de Costa, Jèrèmie Beyou, no tuvo tanta suerte como debería. Fue líder en casi toda la etapa, pero no pudo resistir el ataque en las últimas millas del equipo Mapfre. Además, una avería en el hidráulico de la quilla lo ralentizó de tal manera que, en cierto momento, los equipos Brunel y Vestas casi lo descabezan del podio. Esta avería, a un día de entrar a puerto, supuso un gran retraso en el equipo chino, aunque finalmente aguantó el tirón y logró entrar en segundo lugar, a las nueve de la noche, hora española, a meta. El equipo Vestas atracó en puerto dos horas y después y, en cuarto lugar, lo hizo el Brunel, una hora y media después que su predecesor.

A pesar de que el equipo Mapfre se llevó el liderato, no fueron pocos los sustos, como el que vivió su jefe de guardia, que fue barrido por una ola en plena carrera por el océano Sur y sólo se salvó de caer al mar gracias a que estaba fuertemente amarrado con un arnés de seguridad.

Team Dongfeng

Otros equipos también vieron peligrar sus embarcaciones en esta terrible carrera hacia la costa australiana, tal fue el caso del equipo Akzonobel, en el que se encuentra el español Alex Pella, que sufrió daños en el carril que sujetaba la vela mayor al mástil. Pero quizá el mayor susto lo vivió la tripulación del Turn the Tide on Plastic, que tuvo que escuchar en mitad de la noche la alarma de ‘hombre al agua’. Finalmente, tras el caso que originó dicha alarma, se llegó a la conclusión de que había sido tan sólo un susto y que nadie había caído por la borda. Los nervios le pasaron factura a la tripulación, que a pesar de todo llegó a meta en un merecido sexto puesto.

Pero hubo más. El 15 de diciembre por la tarde, el control de regata avistó un iceberg al noreste de las Islas Kerguelen, por lo que se decidió mover el límite del hielo hacia el norte, para evitar cualquier contratiempo. Los representantes del control de regata aseguraron que lo primero era la seguridad de los participantes en la regata, por lo que no permitieron desplazamientos a más de 25 nudos por la noche, hasta que desapareciera por completo el riesgo de icebergs, probablemente surgidos debido al creciente deshielo de los polos. Aún así, a lo largo de la etapa, los regatistas tuvieron que hacer frente a olas de hasta 13 metros y vientos de 60 nudos, algo que pondría los pelos de punta a cualquiera menos a los integrantes de la Volvo Ocean Race, que está claro estás hechos de otra pasta.

Clasificación general y cuarta etapa

Finalizada ya la tercera etapa, no será hasta el próximo dos de enero – ya metidos en 2018 – cuando parta de nuevo la expedición. Mientras, la clasificación general continúa liderada por Mapfre seguido del equipo chino Dongfeng, Vestas Hour Racing en tercer lugar, Team Brunel en cuarto lugar, Tean Sung Hung Kai en quinto lugar, Team Azkonobel en sexta posición y Turn the Tide on Plastic en tercera posición.

l día 2 de enero, los participantes en esta regata saldrán del puerto de Melbourne en una carrera sin tregua hasta Hong Kong. Seis mil millas para una etapa que promete ser muy complicada y en la que, si el control de regatas no delimita los espacios, habrá múltiples posibilidades de viaje. Y también habrá numerosos cambios climáticos, lo que hará que sea una etapa muy entretenida.

Es la primera vez que la Volvo Ocean Race realiza esta etapa, por lo que la historia está por escribir. Lo que sabemos de momento es que, si comienzan su viaje hacia el este, los equipos participantes pasarán por Victoria, Nueva Gales del Sur y Queensland en primer término, cruzarán el mar de Coral y, en su viaje hacia el norte, bordearán numerosas islas como las de Papua Nueva Guinea y las Salomón. Además contarán con vientos alisios, doldrums y ciclones tropicales, que harán de esta etapa todo una lucha contra los elementos ¡esperamos que lleguen todos a buen puerto!

Noticias relacionadas