Cachalotes: curiosidades y modo de vida de estos mamíferos

Cachalote

En el océano hay más de 20.000 especies registradas además de aquellas que no conocemos. El mar sigue siendo un mundo muy desconocido para el ser humano. A pesar de esto, hemos descubierto especies fascinantes como el atún rojo salvaje o el misterioso megalodón. Hoy vamos a hablar de otra especie impresionante: los cachalotes.

¿Quién y cómo es un cachalote?

El cachalote es el ejemplar más grande de las llamadas ballenas dentadas. Es un mamífero, cuyo nombre original es Physeter macrocephalus. Una de sus características más curiosas es que es el animal con el cerebro más grande de los que existen en el mundo. ¡Al menos de las especies conocidas!, porque cada año hay nuevos ejemplares que los biólogos encuentran en los mares, así que podría haber ejemplares todavía más grandes, como el ‘desconocido’ megalodón.

Las medidas del cachalote son impresionantes. Puede alcanzar los 20 metros de longitud y hasta las 57 toneladas de peso. Antes de la Segunda Guerra Mundial se estima que había ejemplares machos de hasta 26 metros de longitud (de este tamaño era el cachalote que hundió el ballenero Essex en el año 1820, suceso que inspiró la novela de Moby Dick) mientras que en el Museo de Ballenas de la isla de Nantucket poseen una mandíbula de cachalote de 5,5 metros de longitud. La pesca sin control, sobre todo de los machos fue la que pudo provocar que los ejemplares se redujeran drásticamente. Actualmente sólo se llegan a encontrar cachalotes de, como mucho, 18 metros de longitud.

Los cachalotes viven en grupos de unos 15 o 20 ejemplares, aunque las madres y las crías viven lejos de los ejemplares más viejos. Las madres paren sus crías cada tres o seis años y las cuidan durante toda una década. Son carnívoros y se alimentan principalmente de calamares y peces. Llegan a comer hasta una tonelada de peces y calamares para alimentarse y son capaces de contener la respiración durante 90 minutos en busca de comida. Apenas tienen depredadores naturales, como muchos las orcas, que actúan en grupo y son capaces de matar las crías. Pueden llegar a vivir hasta 70 años.

 

Curiosidades de los cachalotes

Como ya dijimos, es el animal con el cerebro más grande que existe. Pero además…

Es el único mamífero que se sumerge hasta las profundidades marinas en busca de calamares. ¡Alcanza los 3.000 metros de profundidad!

Sus excrementos se utilizan para hacer perfumes. Se les llama ámbar gris y es uno de los ingredientes favoritos en los mercados chinos.

Es uno de los animales más escandalosos.

Duermen verticalmente. Los cachalotes duermen en posición vertical con la cabeza hacia arriba y lo hacen entre las seis de la tarde y las doce de la noche.

Pueden actuar por venganza. Aún no está claro, pero Richard Bevan, zoólogo y profesor de la Universidad de Newcastle, asegura que pueden recordar si les han atacado en el pasado. Numerosas historias de la literatura y el cine así lo aseguran, como la famosa novela de Herman Melville ‘Moby-Dick’ o la película del director Ron Howard ‘En el corazón del mar’.

Megalodón versus Cachalote. El único depredador natural que podía haber tenido el cachalote primitivo pudo ser el megalodón hace 1,6 millones de años.

Tienen diferentes dialectos. Un estudio de Mauricio Cantor, de la Universidad Balhousie de Halifax (Canadá) publicado en la revista Nature Communication, asegura que, al igual que los cachalotes viven en clanes, tiene diferentes dialectos que han aprendido durante sus primeros 20 años de vida. Se cree que aprendieron estos dialectos escuchando a otras ballenas y beneficiándose de su gran capacidad para recordar.

Cachalote en el océano

Las curiosidades sobre este mamífero pueden llegar a ser infinitas y seguramente hay todavía muchas que no sabemos ya que como estos ejemplares pasan la mayor parte de su tiempo sumergidos en el agua, los biólogos tienen problema para poder estudiarlos, más allá de ejemplares que puedan encontrarse en las playas. Lo que sí sabemos que es son considerados ‘animales vulnerables’ según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La contaminación acústica, los choques entre barcos o las grandes cantidades de plástico que conviven con lo peces y mamíferos en los mares son sus principales enemigos. Si queremos que esta especie no desaparezca, como lo han hecho tantas otras, es el momento de reconciliarnos con la naturaleza y preservarlos.

Noticias relacionadas