Tipos de atunes: conócelos a todos

atún en el mar

El mundo marino todavía es un gran desconocido para los seres humanos. Hablamos de diferentes tipos de especies de peces o mamíferos e incluso podemos ser expertos a la  hora de alimentarnos o a la hora de hablar de pesca. Pero, ¿realmente conocemos a los habitantes de nuestros mares? Uno de los peces que más abundan en el océano es el atún. Hay casi una docena de especies que son consideradas atunes. Su nombre científico es Thunnus y en sus primeros días de vida reciben otro nombre, el de cordilas. Pueden llegar a nadar hasta 11 kilómetros por hora en recorridos cortos y son animales pelágicos, es decir, que viven en mar abierto. Recorren grandes distancias en sus migraciones para desovar, pudiendo avanzar hasta 50 kilómetros al día. Su carne es roja debido a que su cuerpo contiene una cantidad bastante alta de hemoglobina. Pueden variar de los 400 a los 900 kilos y alcanzar una longitud de hasta 8 metros. Te presentamos cinco tipos de atunes diferentes. ¡Conócelos!

Atún rojo (Thunnus Thynnus)

Es uno de los atunes más comunes. Vive en ambas orillas del Atlántico y también en el Mar Mediterráneo. También era un habitante común del Mar Caspio y el Mar Negro pero allí se extinguió. Es la base de alimentación de numerosos países y su pesca, una de las más lucrativas, lo que lo convierte en un pez que está al borde de la extinción por sobrepesca. En los últimos años su población se redujo en más de un setenta por ciento. Se denomina también atún del Atlántico y si supera los 150 kilos se llama ‘atún rojo gigante’. Es uno de los animales más rápidos del planeta y puede alcanzar velocidades de hasta 65 kilómetros por hora cuando persigue a sus presas. Es capaz de sumergirse hasta los novecientos metros y puede llegar a pesar la friolera de 900 kilos. El atún rojo es migratorio, realiza viajes entre los mares del Norte y aquellos mares en los que desova, llegando a recorrer distancias de hasta 8.000 kilómetros.

atún

Atún de aleta amarilla (Thunnus albacares)

Este atún se denomina ‘albacares’ por su enorme parecido con las albacoras, a pesar de ser especies completamente diferentes. Puede medir hasta 200 centímetros y alcanzar un peso de 200 kilos. Es más estilizado que el resto de los atunes y su cuerpo se caracteriza por tener tanto las aletas dorsales como las aletillas de un color amarillo brillante. Es un pez epipelágico, es decir, que vive en profundidades de hasta 1.000 metros. Suele habitar las zonas de mares tropicales y subtropicales debido a la calidez del agua. Los más jóvenes se desplazan en bancos a un nivel más cercano a la superficie mientras que los adultos tienen a nadar solos y a una distancia más alejada de la superficie. Es un pez realmente rápido ya que puede plegar las aletas a mucha velocidad lo que hace que pueda nadar a velocidades que rondan los 80 kilómetros por hora. Es carnívoro y se alimenta de pequeños crustáceos, moluscos y otros peces de menor tamaño. Ha sufrido también la sobrepesca al ser un buen sustituto del atún de aleta azul, prácticamente esquilmado de las aguas marinas.

Atún blanco (Thunnus Alalunga)

Seguramente no es uno de los atunes más conocidos si lo mencionamos así, pero si hablamos del bonito del Norte sí. El bonito del Norte es el atún blanco que se pesca en el mar Cantábrico y tiene este nombre a pesar de que el atún no tienen nada que ver con el bonito. Vive en océanos templados, aguas tropicales y en el mar Mediterráneo. Puede llegar a medir 140 centímetros y pesar unos 40 kilos. Su cuerpo tiene forma de torpedo y posee unas aletas mucho más aerodinámicas que el resto de los atunes. Tiene una aleta de color amarillo brillante y otra más de un color amarillo más pálido. También se caracteriza por tener unas rayas oblicuas de color oscuro en las zonas dorsales. Es el atún carnívoro por excelencia. Consume hasta un 25% de su peso al día y se alimenta de bancos de anchoas, sardinas y calamares. Una de las características destacables de este atún es que no puede bombear agua por sus branquias, por lo que tiene que nadar con la boca abierta para poder extraer el oxígeno de las aguas en las que nada. Está calificado como ‘Casi en peligro’ por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.(UICN).

fondo del mar

Atún de aleta negra (Thunnus Atlanticus)

Pertenece a la familia Scombridae y se caracteriza por su aleta de color negro, a pesar de que este pez tiene la cabeza en tonos amarillos y la panza completamente blanca. Se le llama también atún del Atlántico o falsa albacora. Puede llegar a medir 108 centímetros y pesar 20 kilos. Vive en aguas con temperaturas superiores a los 24 grados y son característicos de la zona atlántica del continente americano. Su cuerpo es completamente rígido y tiene 13 espinas dorsales. Puede llegar a desplazarse hasta a 50 kilómetros por hora y nada en bancos con atunes de su mismo tamaño. Se alimenta de crustáceos, pequeños peces pasto y moluscos y llega a profundidades superiores a los 50 metros en busca de comida. Como dato característico, este pez contiene altas cantidades de mercurio en su sangre lo que lo sitúa en la parte alta de la cadena alimenticia. Tiene gran valor para la pesca deportiva.

Atún de cola larga (Thunnus Tongool)

Pertenece a la familia de los Scombridaes. Puede llegar a medir 145 centímetros y alcanzar un peso de 40 kilos. Es el más esbelto de los atunes y su cuerpo es de diversos colores: el dorso azul oscuro, la zona del vientre blanco plateado y la aleta caudal blanquecina; el resto del cuerpo es negro. Es el único de los atunes que tiene vejiga natatoria (una pequeña bolsa de gas que les facilita la flotación sin necesidad de que hagan ningún tipo de esfuerzo muscular). Habita en aguas tropicales del Pacífico y el Índico con temperaturas entre los 21 y los 29 grados. Prefiere las aguas con gran concentración de salinidad, por lo que nunca se verán este tipo de atunes en zonas de desembocaduras de ríos o similares. Es uno de los atunes más pequeños que hay y hasta ahora el único que no está en peligro de extinción.

Noticias relacionadas