Sigue a Costa del Mar en la Volvo Ocean Race

Volvo Ocean Race

La Volvo Ocean Race ha comenzado un año más su andadura. Considerada la prueba más dura en deportes de mar y una de las más exigentes de todos los deportes que existen, ya ha sobrepasado con creces el límite de aquellas pruebas consideradas míticas, puesto que comenzó a realizarse en el año 1973. Es la cuarta vez que esta prueba, uno de los tres grandes acontecimientos del mundo de la vela junto con la Copa América y los Juegos Olímpicos, sale del puerto de alicante, lo hizo el día 22 a las dos de la tarde. A partir de ahí, jornadas frenéticas en las que el hombre lucha contra el mar, dos fuerzas de la naturaleza midiéndose en un mano a mano.

Son la friolera de 130.000 kilómetros (unas 80.000 millas náuticas) de recorrido. Originariamente se realizaba en cuatro etapas, pasando en el año 1989 a ser seis y a partir del año 1997 a convertirse en diez. Una vuelta al mundo que parte de Europa, siempre hacia el este y cruza el planeta para regresar de nuevo a Europa, pasando por el Océano Atlántico en primera instancia, el Océano Índico a través del Cabo de Buena Esperanza, el Océano Pacífico a travé del Cabo Leeuwin y el Cabo de Hornos de nuevo hacia el Océano Atlántico.

El puerto de Alicante se llenó de gente para despedir a los titanes que participan en esta prueba de renombre mundial. Miles de personas despidiendo a unos valientes deportistas que pretenden dejarse la piel en el mar, como protagonizas de antiguas hazañas. ¿Los favoritos? El equipo Mapfre y el Dongfeng Race Team, tripulación a la que pertenece el embajador francés de Costa, Jérémie Beyou, son los favoritos y ya han luchado cuerpo a cuerpo en las primeras etapas de la prueba.

El equipo Dongfeng participa por segunda vez en esta dura regata después de conseguir alcanzar el podio final en la temporada 2014-2015. Dirigido por el patrón francés Charles Caudrelier, es un equipo innovador y fuerte que destaca entre sus contrincantes. El equipo, que tiene la misión de desarrollar la vela oceánica en China cuenta tanto con tripulantes chinos como algunos tripulantes de renombre a lo largo del mundo. Está respaldado por la compañía china del mundo del motor Dongfeng Motor Corporation y tiene muchas papeletas para conseguir, de nuevo, estar entre los tres primeros.

Ruta: 11 etapas en 9 meses

Ganadores de la primera etapa

Nueve meses de travesía para siete barcos en competición que pasarán por cuatro océanos, seis países y doce ciudades anfitrionas durante 11 durísimas etapas en las que nada está ganado. Concluída la primera etapa, la que salió el día 22 de Alicante y culminó su travesía en Lisboa, la competición está muy reñida. El ganador de esta primera etapa ha sido el equipo Vestas 11th Tour Racing, liderado por los americanos Charlie Enright y Mark Towill, que apuesta fuerte tras su última participación en la temporada pasada y, además, viene liderando un mensaje de sostenibilidad patrocinando un programa en The Schmidt Family Foundation para implementar cambios en la salud marina del planeta. El segundo lugar en esta etapa lo ha conseguido el equipo Mapfre y el tercero, el equipo patrocinado por Costa, Dongfeng Race Team, que se ha metido ya en el podio nada más comenzar esta vertiginosa carrera.

La ruta que viene

La primera etapa entre Alicante y Lisboa ya ha sido una de las más fuertes de este año. 1450 millas desde el puerto español hacia el estrecho de Gibraltar con la orografía, la costa y la climatología en contra. Una salida fuerte que se ha encontrado, este otoño con vientos suaves y velocidad lenta en primera instancia, que los equipos tuvieran que seguir una estrategia constante de cambio de velocidades debido a las puntas y cabos que sobresalen de la costa y una jornada complicada a su paso por el estrecho de Gibraltar, una zona muy concurridas y con fuertes corrientes, a pesar de ser tan sólo 8 millas del recorrido.

La segunda etapa, que partirá del puerto de Lisboa el 5 de noviembre, consta de 7.000 millas hacia el sur hasta Ciudad del Cabo, en el extremo sur de África. Es una etapa complicada ya que, prácticamente, se cruza el océano Atlántico de Norte a sur, pasando por varias zonas climáticas que hacen que el tiempo pueda cambiar drásticamente en cuestión de horas. Los principales obstáculos de esta etapa son principalmente climatológicos: anticiclones que suben la temperatura hasta los 38 grados, como el de las Azores o el de Santa Helena; los vientos alísios, que pueden ser una ayuda a los equipos en su bajada hacia el sur o un contratiempo dependiendo de cómo se asienten en esa fecha en Lisboa; los archipiélagos: tanto Canarias como Cabo Verde se encuentra en medio de esta ruta, provocando cambios en los vientos, etc.

Sin duda será una etapa emocionante que tan sólo será el inicio de una durísima competición que nos llevará hasta una última etapa, la undécima, entre Gotemburgo y La Haya que pese a constar tan solo de 700 millas, será una de las más emocionantes. Pero para eso tendremos que esperar hasta el 21 de junio¡. Mientras, que el clima les acompañe.

Noticias relacionadas